Sin categoría

¿Qué es y como prevenir la gingivitis?

Uno de los problemas más habituales que nos encontramos en la clínica dental no tiene que ver directamente con los dientes sino más bien con las encías, lo que habitualmente llamamos enfermedad periodontal. La gingivitis y la periodontitis son por desgracia un problema muy extendido pero muchas veces ignorado por los pacientes. No es algo que llame la atención tanto como una muela rota y sin embargo su importancia es tal que podríamos decir que el resto de los tratamientos en odontología no tienen sentido si no tenemos unas encías sanas.

La primera fase de la enfermedad periodontal es la gingivitis. Aquí tenemos un problema reversible, es decir que se puede tratar y eliminar sin mayores consecuencias. Es una inflamación de las encías que podemos notar más enrojecidas, un poco doloridas e inflamadas. La característica más llamativa de la gingivitis es el sangrado de encías, ya sea con el cepillado o hilo dental o incluso de forma espontánea. Es aquí donde muchos pacientes se dan cuenta de un posible problema y acuden a su dentista, por desgracia muchos otros piensan que el sangrado de encías es normal y no hacen nada para tratarlo. Es importante saber que una encía sana no tiene por qué sangrar.

¿Por qué sangran las encías con la gingivitis? La causa más frecuente del comienzo de problemas de encías como la gingivitis es la placa bacteriana. Todas las personas tienen un gran número de bacterias en la cavidad oral pero cuando esas poblaciones aumentan mucho empiezan a dañar los tejidos de la boca, produciendo caries en los dientes y gingivitis en las encías. El cuerpo responde con mecanismos de defensa, mandando sangre y células defensivas para frenar el exceso de bacterias. La llegada de estos componentes hace que la encías se inflamen y empiecen a sangrar. Si no tratamos la enfermedad periodontal en esta fase las bacterias se multiplican y son cada vez más agresivas. A su vez, el organismo manda cada vez más refuerzos para combatir la infección y el problema va empeorando.

¿Cómo se puede evitar tener gingivitis? Una buena higiene oral es la mejor defensa frente a los problemas de encías. Cepillado correcto tres veces al día y uso del hilo dental evitan la gingivitis en la gran mayoría de los casos. También hay muchos otros factores que influyen en la gingivitis como medicamentos, distintas enfermedades, el estrés o el embarazo, pero en todos los casos una mala higiene siempre lo empeora. ¿Cómo se trata la gingivitis? Casi siempre una limpieza dental completa en la clínica elimina la placa bacteriana que causa la inflamación y el problema desaparece. Después habrá que mantener une buena higiene y realizar revisiones habituales para mantener una buena salud de las encías.

La segunda fase de la enfermedad periodontal es la periodontitis, también llamada piorrea antiguamente. El organismo no ha podido eliminar las bacterias que se acumulan cerca de las encías, el paciente no es capaz de eliminarlo con la higiene diaria y la infección se hace crónica. La mezcla de bacterias, restos de alimentos y células va siendo cada vez más mayor y se acumula en las encías a niveles más profundos, donde ya es imposible llegar a limpiar con un cepillo dental. Aquí es donde tenemos ya una infección establecida y las encías tienen un aspecto muy inflamado e incluso necrosado. Hay sangrado abundante, molestias importantes, supuración y movilidad de los dientes. Los pacientes notan mal sabor, dientes que se mueven, dificultad para comer y molestias generales en la boca.
Las acciones agresivas de las bacterias y de las defensas hacen que se vaya perdiendo el hueso que hay alrededor de los dientes y con ello también se va perdiendo la encía que los rodea. En los casos más graves vemos dientes muy alargados que cada vez tienen menor sujeción y que finalmente se caen solos o tenemos que extraer.
¿Cómo se puede evitar tener periodontitis? Igual que antes, una muy buena higiene oral es fundamental y casi siempre evita los problemas periodontales. El tabaco es un problema muy perjudicial que impide que las encías curen correctamente y es otro factor que hay que evitar. La genética nos puede predisponer a tener problemas periodontales y es importante tener en cuenta si muchos de nuestros familiares lo han sufrido.

¿Cómo se trata la periodontitis? Casi siempre necesitaremos raspados de las raíces de los dientes, es decir, limpieza muy profunda de la placa bacteriana bajo anestesia. Muchas veces habrá que cambiar hábitos de higiene, usar pastas dentífricas o enjuagues específicos y realizar controles habituales para evitar que la infección vuelva a activarse. Es muy importante destacar la relación que tienen los problemas periodontales con enfermedades sistémicas como la diabetes y los problemas cardíacos. Está demostrado que un paciente periodontal tiene una diabetes peor controlada y con mayores complicaciones. Igualmente, tendrá mayor probabilidad de desarrollar enfermedades circulatorias y relacionadas con el corazón.

Por último hay que entender la importancia de unas encías sanas en el conjunto de la boca. De poco sirve no tener caries en los dientes o arreglarlos con reconstrucciones y coronas si las raíces de esos dientes se van a infectar y mover. Un tratamiento de ortodoncia nunca se puede realizar si tenemos periodontitis no controlada. Incluso los implantes pueden afectarse por las mismas bacterias causando inflamación, sangrado e infección en el hueso llevando en último término a la pérdida de los implantes.

 

Fdo. Oscar Marfil Sánchez – Col. nº 03002923

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *